TRATAMIENTOS SISTÉMICOS

Nuestros tratamientos sistémicos están diseñados para abordar diversas patologías desde adentro hacia afuera, brindando una solución integral a través de la ingesta de compuestos terapéuticos que pasan por el filtro hepático para desplegar su acción.

SUPLEMENTOS VITAMÍNICOS Y MINERALES

Un amplio espectro de vitaminas y minerales juega un papel crucial en la producción de queratina y el mantenimiento de la salud capilar. Desde la biotina hasta el zinc y el hierro, estos nutrientes esenciales son fundamentales para prevenir la caída del cabello. Nuestra selección incluye no solo los más conocidos, sino también aquellos menos reconocidos pero igualmente importantes en el proceso de fortalecimiento capilar. Identificar y reemplazar las deficiencias específicas puede revertir el proceso de caída capilar, promoviendo el crecimiento y la vitalidad del cabello.

EQUILIBRIO HORMONAL

Las alteraciones hormonales son un factor común en la caída del cabello, tanto en hombres como en mujeres. Desde la sensibilidad a la testosterona hasta desequilibrios en hormonas como el estrógeno y la progesterona, un diagnóstico preciso permite optimizar la producción capilar. Para equilibrar las hormonas de manera segura y eficaz, evitando efectos secundarios no deseados,  trabajamos estrechamente con su experto en endocrinología,.

ENFOQUE NUTRICIONAL

La dieta desempeña un papel fundamental en la salud capilar, ya sea para prevenir la pérdida de cabello o para mejorar la eficacia de los tratamientos. Una alimentación equilibrada, rica en proteínas, aminoácidos y nutrientes esenciales, favorece la salud del cabello y potencia la acción terapéutica de nuestros tratamientos. Nuestra recomendación incluye una variedad de alimentos que proporcionan vitaminas clave como A, B6, B12, C, así como minerales como zinc y ácido fólico, garantizando un aporte óptimo de nutrientes para un cabello fuerte y radiante.